16.10.09

Lo que quieren tapar Sonrisas de Bombay y Jaume Sanllorente

SONRISAS Y LÁGRIMAS DE BOMBAY

Sonrisas de Bombay se dedica a inyectar dinero a iniciativas sociales ajenas con el mismo entusiasmo con que otros reflotan compañías. "Tenemos que funcionar como una empresa y sin subvenciones. Pero no para aumentar beneficios, sino beneficiarios", afirma Jaume Sanllorente, fundador en 2005 de esta ONG de fulgurante modelo de crecimiento.

Sobre todo tras la publicación del libro, truculento y conmovedor, en que este barcelonés de 33 años se presenta como el salvador de un orfanato de Bombay. Una licencia literaria, ya que se sumó a un equipo de dieciocho cooperantes locales y el centro nunco llegó a estar a punto de echar el cerrojo, según el portavoz de la institución. En cualquier caso, octubre sonríe a este exrelaciones públicas, que podrá colgarse la medalla de la Orden del Mérito Civil y saludar la aparición en EE.UU. y Brasil de su obra, que luego se editará en Francia.

También le sonríe por el estreno de una sede india -hay otra en el Eixample- tras dos años amparado en la rumbosa Oficina Comercial de España. “En agosto tuvimos hasta treinta visitas diarias. Algunas esperan de mí un perfil de santo y yo quiero resaltar la naturalidad. No soy religioso y me interesa dejar claro que no tenemos nada que ver con el cristianismo. Hay iglesias muy bestias que han entrado en India como ONG”, asegura.

Sin embargo, las modestísimas guarderías matinales que Sonrisas financia en suburbios chabolistas -alquiler, maestra, arroz y lentejas- forman parte de un proyecto de New Life, una organización evangélica integrista que acostumbra a crear chispas por su proselitismo. De hecho, más de la mitad del presupuesto anual de Sonrisas de Bombay -cerca ya de un millón de euros, gracias a tres mil socios y donaciones- se dedica a este programa, que tiene como coordinador al reverendo Jacob Serrao, impulsor de cientos de casas-iglesia en Bombay.

Con la ayuda de Serrao, Sonrisas asegura haber pasado de no tener ninguna guardería a tener "ciento nueve" en un año y medio. New Life, organización que se mueve en la semiclandestinidad por miedo al extremismo hindú, nos da una cifra aún más sorprendente: "Ciento veinticinco". Paradójicamente, la única escuela apoyada por Sonrisas de Bombay es confesional hindú y nacionalista marata.

Los malabarismos de Sonrisas ejemplifican las componendas, ambigüedades y renuncias que asaltan a una ONG occidental en un medio tan envenenado - social, política y religiosamente- como los suburbios de Bombay. Sobre todo cuando no se cuenta con profesionales y proyectos propios, apenas un flujo de dinero creciente que exige apadrinar iniciativas ajenas. Cabe señalar que Bombay, Calcuta y Benarés son las mecas mundiales de la cooperación internacional, con miles de ONG registradas, de opacidad variable, que compiten por canalizar solidaridad, en el mejor de los casos, o en arrendar pobres para captar recursos, en el peor.

Contra lo que pueda sugerir el libro, Sonrisas de Bombay no trabaja con niños de la calle ni con víctimas potenciales de la prostitución infantil. Su actual proyecto estrella es la escuela Yashodan,en Shastri Nagar, un barrio humilde pero no marginal. Está poblado por nativos maratas y es el bastión de la fuerza de choque del Ejército de Shiva, un partido chovinista hindú, que tan pronto se preocupa de poner alcantarillas como de hostigar a musulmanes o inmigrantes del Norte.

En el patio embarrado los niños festejan el Navratri -sólo celebran las festividades hindúes- con una especie de ‘ball de bastons’. En algunas aulas hay ídolos de Durga, incienso y ofrendas. En otra, leemos en la pizarra: “La atención médica es fácilmente accesible en Maharashtra, donde muchas enfermedades contagiosas han sido erradicadas y el nivel de vida ha mejorado enormemente”. El libro de geografía habla de la Tierra, los océanos... y de Maharashtra, en decenas de mapas. La web del patronato privado de la escuela -que no está cualificada para recibir subvenciones públicas- enumera entre sus principios "impedir la contaminación de valores occidentales".

“No somos nadie para intervenir en el programa educativo" defiende luego Ana Andrés, de Sonrisas. A los dos años de construirles una segunda planta, la ONG catalana ha recibido el aviso de que la escuela -construida en terreno municipal- será derribada para levantar viviendas. Un ejemplo clásico de extorsión, de los que tienen arreglo mediante dinero occidental no contaminado.

“Con la mafia se tiene que hablar”, esgrime Jaume, “y a los políticos, tienes que mostrarles respeto". Y continúa: “A los colaboradores les prohíbo la palabra ONG en el aeropuerto. Los indios lo llevan mal. Incluso nuestros empleados se enfadan cuando metemos a India entre los países subdesarrollados". Sonrisas de Bombay cuenta ya a sus beneficiarios por miles y da trabajo a 354 indios y nueve españoles, aunque hay que aclarar que a una maestra le paga 6.000 rupias al mes (85 euros), bastante menos que la escuela pública y laica. Aun así, ha conseguido aumentar el acceso de alumnos a ciclos superiores.

Los leprosos del centro de atención de Sión nos ceden sus asientos en la sala de espera, al aire libre. Este CAP ya existía, pero Sonrisas -en concreto, una socia extranjera- ha proporcionado a su personal un coche para proyectarse más allá de Bombay. Jaume Sanllorente dispone de un Mahindra Skorpio todavía más imponente -a su nombre, puesto que Sonrisas de Bombay ni siquiera es una ONG registrada en India. La mayoría de visitas quedan decepcionadas cuando se les niega la visita al orfanato Karuna, "salvado" -e incluso "comprado" por Sanllorente. “Nos hemos desvinculado porque es un proyecto autosuficiente”, concluye el fundador de Sonrisas.

Pero el orfanato es desde su fundación una iniciativa estrechamente apoyada por la Greater Grace World Outreach, una iglesia fundamentalista con sede en Baltimore, que ha abierto una iglesia dentro de la interclasista escuela adyacente. Dicha escuela fue construida hace cuatro años, no por Sonrisas, sino por la Fundación Fernando de EE.UU., cuyo fondo solidario, The Ambassador, da nombre al centro. Aunque para buscar grandes fortunas no debería hacer falta ir tan lejos. Bombay es una de las ciudades del mundo con mayor número de multimillonarios -entre ellos, los Ambani, la familia con la mayor fortuna y la vivienda más cara del planeta.


PD: En contraste con lo que afirma www.sonrisasdebombay.org , la transparencia deja mucho que desear en esta ONG que ha subido como la espuma gracias a que cuenta con relaciones públicas y gente del márketing en lugar de expertos en cooperación (por lo menos en Bombay). Cualquier periodista que pretenda contrastar las intoxicaciones del divo Jaume Sanllorente se arriesga a una campaña orquestada, con faxes calumniosos e insultantes enviados al director, vicedirector, jefe de área y subjefe de área de su periódico, mientras dos asalariadas abandonarán la sede del Ensanche de Barcelona camino de la redacción, dispuestas a renovar en persona las quejas sobre el periodista que demuestra tamaña "mala educación". Esto es, contrastar datos sobre el terreno en lugar de tragarse la versión de cuento de hadas que difunden, a mayor gloria del relaciones públicas que capitanea la empresa, auténtico héroe de la solidaridad bien entendida (es decir, la que empieza por uno mismo). Ciertamente, parte de los disparates de Sonrisas de Bombay podrían ser atribuidos, no a la mala fe, sino a la pura ignorancia. Por ejemplo cuando su dossier de empresas recuadra que "el 90% de los pobres y el 95% de los analfabetos de India son intocables". Una barbaridad. Para a continuación decir que ellos están volcados en este colectivo. Otra mentira de marketing. Ojalá que pronto brille la verdad -y la justicia y la igualdad, palabras tabú en el vocabulario de la mayoría de estas organizaciones neocaritativas, de pésima fama en India.

12 comentaris:

Anònim ha dit...

Fui una de las "fans" de sonrisas de bombay que compartió contigo el día de tu visita . La mala educación, la sobervia, y la prepotencia fueron tu targeta de presentación.
Laia Salvador

Pablo Castells ha dit...

Querido Jordi Joan,

me presento, soy Pablo Castells, fundador de locosdelacolina.com desde la cual intento potenciar el voluntariado aquí y allí, y en cuanto allí, defiendo proyectos que he estado visitando y con los que colaboro en India. Uno de ellos es SONRISAS DE BOMBAY, una referencia de saber hacer para muchos que estamos iniciándonos en el mundo de la cooperación internacional. Déjame decirte con todo el respeto del mundo, que pese a admirar la literatura en tu redacción NO ESTOY NADA DE ACUERDO CON LO QUE MENCIONAS EN TU BLOG, CONOZCO LA ONG SONRISAS DE BOMBAY, A SU FUNDADOR Y A SU EQUIPO DESDE SUS ORÍGENES Y PUEDO ASEGURARTE QUE TUS DESFORTUNADAS OPINIONES ADEMÁS DE ESTAR INFUNDADAS NO REFLEJAN EN ABSOLUTO LA REALIDAD DE ESTE SABIO PROYECTO, NACIDO DESDE EL CORAZÓN.

Jordi Joan, sé que tu vocación periodística te lleva a dar a conocer y expresar tu posición de lo que ves, pero partiendo de lo que cuesta AYUDAR en este mundo, no te pido que ayudes sino que dejes hacer tu trabajo a los que están ayudando, y entre esas está sonrisas de Bombay.

Casualmente me llegaron buenas referencias de ti a través de una amiga común, de hecho te envié al mov un mensaje en Delhi, de cuyo Pahar ganj regresé desde hace dos semanas, para vernos y conocerte. Sigo estando interesado en sentarnos y hacer una cerveza y hablar de India, por la que siento una gran admiración y de los asuntos que quieras. Un abrazo fuerte, respecto tus opiniones pero para nada estoy de acuerdo.

Un abrazo,

Pablo

pablo@locosdelacolina.com

Anònim ha dit...

Hola,
espero que no et molesti que et tuteji. Llegeixo el teu blog a La Vanguardia amb asiduitat, i fa poc he descobert aquest blogspot on a band apuc llegir poesia. Realment els teus escrits són del millor que es pot llegir en periodisme actualment, amb esperit crític, amb constrastació de fonts, etc. A banda de la ingent feinada en informació. Em dona la sensació, a mi, que soc un enamorat de la India, i no només pel seu cantó bell, sino també per al seva complexitat sociològica, que coneixes la realitat india més profundament que segurament molts analistes indis.
T'agrairia em recomamessis alguna lectura sobre India (en general), i també que, després de parar el meu donatiu a SdB (ja vaig comprar el llibre) si tens idea d'alguna associació que sigui relament transparent. L'any qu eve tinc previst tornar a Mumbai (i serà la 3a) i m'agradaria contribuir d'alguna manera.
Tinc mil coses més a preguntar-te, però ja que no tinc la sort de viure a India em conformaré en anar esbrinant coses amb els meus viatges que alhora sempre son massa curts, i a la vegada massa llargs.
El meu mail: sergiferrero77@gmail.com
Atentament, Sergi

Vickie ha dit...

O usted es un muy mal periodista o trata de difundir bulos con afán destructivo. Usted se cree que por tener un carnet de “periodista” (a saber si lo es y que notas saco en la facultad) tiene la verdad absoluta sobre todas las cosas, me gustaría saber qué hace usted por los demás, teniendo en cuenta que es corresponsal en Delhi y sus conocimientos sobre ayuda humanitaria se deben circunscribir a “google” … cualquier persona que ayude, bienvenida sea, yo solo reconozco a los que hacen y no a los que dicen, y ustedes en su profesión solo dicen, dirá que su información es contar la realidad, pero seguramente manipulada según usted lo considere … en la vida está claro que está mal visto, es mejor no hacer nada y que la gente se muera de hambre, no?
Yo he estado en Noviembre en Bombay, y estuve viendo la escuela y el Centro de Lepra, y le diré que me parece maravilloso, me parece maravilloso lo que hacen por los demás, acaso usted hace algo por los demás? O lo que escribe lo hace para ganar dinero? Esa es la diferencia usted crítica con google y otras personas trabajan por los demás… los proyectos impecables, empieza a dar datos de incorrecciones del libro, cuando al principio del mismo ya escribe que cambia nombres para no comprometer a nadie.
Usted buscaría fondos para ayudar a esa gente? No tengo la seguridad pero me parece que no, piense y reflexione, si hay alguien que hace un proyecto no lo destruya o lo intente, afortunadamente yo lo he visto, como he visto el Magistral proyecto de Vicente Ferrer, y sabe una cosa? La Fundación Vicente Ferrer tiene muchos enemigos, muchos enemigos, que no interesan que exista su organización porque la libertad de las personas radica en la educación y no en la ignorancia esclava que parece que muchos están interesados en continuar.
Por último le diré que yo he paseado 3 días por el infierno de Bombay, lógicamente no soy ningún erudito de la India, pero solo con mirar a la gente a los ojos me doy cuenta de lo que necesitan … usted se lo da? Por favor basta ya de criticas basadas en sectas e infundios hacia las personas que construyen y si su labor es esa, por favor dedíquese a otra cosa.
Reciba un cordial saludo con afecto, que creo que le falta mucho.

Lau ha dit...

He estado en la india recientemente. Me interesa tu blog. Sigue escribiendo!

Rose ha dit...

El seu article m'ha sorprés molt. A mi em semblava que Sonrisas de Bombay feia una gran (i molt necessària) tasca. En el tracte també són molt cordials i afectius.

Segons la meva experiència com a lectora de premsa escrita i oient de tertúlies polítiques a la ràdio, els periodistes descriuen la realitat a través de les ulleres que porten posades (només cal llegir o escoltar les notícies sobre Israel o altres països per constatar-ho).

No dubto de la seva investigació però sí que m'agradaria contrastar-la i és per això que li agraïria molt si em pot remetre a altres articles o fonts escrites que mostrin dades i/o informacions com les seves sobre Sonrisas de Bombay. He buscat i no he trobat res.

Gràcies.
Rose

Anònim ha dit...

me alegra leer en internet posts como este en el cuál se demuestra y se explica que aunque haya gente con intenciones buenas y con ganas de cambiar el mundo hay otras que para alimentar su ego tiran del mundo de los pobres.

Yo tuve la suerte de conocer a Jaume en sus pinitos al principio de la creación de esta ONG y la sensación que me ha quedado de todo (incluso conocí Karuna y la escuela) es que tiene mucho ego y va de divo. Se contadice en muchas entrevistas y va de un palo que no es del todo cierto. No digo que lo que ha hecho no sea bueno pero si que no sé hasta que punto lo ha hecho para crecerse públicamente y que lo reconozcan. Puede que sea falta de autoestima.

Yo finalmente dejé de apadrinar porque no me creía ya nada y menos lo que movía a esta persona a ejercer de "salvador" o de Peter Pan. Y el libro conociendo la historia contada a viva voz es un texto llevado al extremo y con pinceladas morbosas para vender mas.

Lo que más me alegra es ver que no solo yo piensa así y aunque, me repito, habrá muchos niños estudiando lo que le mueve a Jaume es su propia fama y salir en las revistas.

Felicidades Jordi Joan por mojarte y poner públicamente este texto.

A.Barcelona

Anònim ha dit...

Ole, Ole y Ole por ti Jordi Joan!!!
Yo fui una de las primeras personas en colaborar con Sonrisas de Bombay y en desencantarme también del encantador de serpientes Jaume Sanllorente. Nos utilizó a muchos y muchas personas vinculadas con el mundo de la moda para autopromocionarse y verse en las fotos de las revistas abrazando niños y top models nacionales. El Ego de Sanllorente es aun más grande que sus mentiras. Espero, de todo corazón, que sigas con tus indagaciones y consigas desenmascararlo del todo. Voy a mandar el link de tu blog a muchos y muchas que, como yo, nos dimos de baja de su ONG porque nos asqueaban sus fotos del newsletter abrazado a los niñ@s vestido de blanco inmaculado y con el cubreojeras maravillosamente aplicado. Tres Oles y tres hurras por ti, por haber dicho la verdad sin haber dejado que te tapen la boca.

Anònim ha dit...

me parece que aunque este sr tenga mucho ego o se crea una reina esta haciendo algo con su vida mas interesante que el resto y creo que el proyecto en si es muy creible aunque haya obviado alguna realidad maquillandola con el marketing, yo personalmente admiro lo que hace, podría estar en la coca cola de relaciones publicas y me imagino que claro que existira luces y sombras como todo en la vida pero yo lo admiro, gracias

Sofía Buxó ha dit...

Es facil criticar o destruir y muy dificil construir. Si no hubiera pobreza, no seria necesario que surgiera un Sanllorente pero mejor ésto a que existan niños solos o abandonados

Anònim ha dit...

Los motivos por los que lo ha hecho me dan igual, la cosa es que lo ha hecho. En el libro se pinta muy bien, pero supongo que habrá sus cosas negativas. Mientras sea honesto con el dinero y los niños es de agradecer que haya dedicado su tiempo a ayudar porque por lo menos al principio no ganaba nada y se prestó a ayudar. Si ahora la cosa ha cambiado o no es tan bonito como lo pintan esta bien y es necesario que un periodista lo cuente. Gracias por dar su versión, respeto a los que trabajan en el terreno y se enfrentan a las dificultades porque también existe el negocio de la solidaridad.

Beatriz Esteban ha dit...

Quiero decir, que lo que hace sanllorente tiene merito...soy fan de todo lo que sea participar y mejorar a las personas, soy asi. Ni religiosa, no pertenezco a ninguna fundacion.
Pero si se que cuando alguien extranjero esta en otro pais, se le cierran las puertas, otros intentan hacerte daño, es dura la vida.
Vives por tu proyecto, buscas inversores para pagar infraestructuras y demas, buscas en predicadores, en moda, publicidad varia...eso es vivir y luchar por unos principios.
Si se da a conocer es porque seguramente necesita inversores y ayuda, y para que vea el resto del mundo que trabajando en equipo se puede conseguir disfrutar y ser alguien en esta vida. Muchos mueren y solo son recordados por una minima parte.
Otros mueren y son recordados con devocion...porque...por ser diferentes y luchar por la sabiduria, tolerancia y el respeto.
Animo!! A todos los integrantes de sonrisas de bombay ire a visitaros pronto!!